Pasco
Junín y

JUNÍN Y PASCO

El lago Junín o Chinchaycocha

El lago Junín es el segundo lago más grande de Perú, habitan en él más de 150 especies de aves, entre las que destacan las endémicas zambullidor de Junín y gallinetita negra de Junín, además de 15 especies migratorias. Los anfibios endémicos Telmatobius macrostomos (rana gigante de Junín) y T. brachydactylus (wancha de Junín), abundantes mamíferos, y peces enriquecen la fauna que es acompañada de una gran variedad de flora de humedales. El lago brinda servicios ecosistémicos diversos, como termorregulación, belleza paisajística, almacén de agua y captura de carbono; sin embargo, el agua es su recurso más valioso al proveer de vida a esta gran zona y generar energía mediante sus corrientes. Esta gran fuente de recursos ha sido deteriorada durante años por actividades mineras, aguas residuales y mala administración de represas que controlan el flujo hídrico.

Implementamos estrategias regionales de conservación y uso sostenible de humedales (Convención Ramsar), así como campañas de limpieza de canales en los lagos e identificación de zonas afectadas para su recuperación. Desde el 2008, lideramos esfuerzos para evitar la extinción del zambullidor de Junín (Podiseps taczanowskii) y la protección de aves acuáticas residentes y migratorias, y desde el año 2014 incorporamos estrategias focales para la gallinetita de Junín (Laterallus tuerosi), el flamenco austral (Phoenicopterus chilensis), y la rana gigante de Junín. Junto a la Reserva Nacional de Junín (RNJ-SERNANP), monitoreamos las poblaciones de estas especies y realizamos campañas de educación y concientización en zonas estratégicas y colegios de las regiones.

Bofedales y Pastizales

Asociados a los cuerpos de agua altoandinos, se encuentran comunidades vegetales muy densas y de una elevada riqueza biológica: los bofedales. Tanto bofedales como pastizales han sido duramente afectados por la extracción de “champa” (bloques de vegetación densa y suelo rico en materia orgánica) y por el sobrepastoreo. El objetivo de nuestro trabajo está dirigido a mejorar el estado de conservación de dos humedales altoandinos amenazados, desarrollando nuevos conocimientos, lineamientos para mejores prácticas de manejo y experiencias de restauración de humedales, buscando al mismo tiempo la preservación de las condiciones que sustentan la resiliencia de las comunidades locales. Junto a Wetlands International, elaboramos compromisos para el adecuado uso de los pastos, la recuperación de bofedales y suelos degradados, además de políticas de conservación y buen aprovechamiento de los cuerpos de agua asociados a esta vegetación.