Cusco
Región
Polylepis
Bosques de

Los bosques que regulan
el equilibrio hídrico en los altos Andes

Bosques de Polylepis

Las Queuñas son árboles y arbustos que pertenecen al género Polylepis (Fam. Rosaceae) que crecen entre los 3500 a 5200 msnm. Son plantas adaptadas a las condiciones adversas de las alturas de los andes, como el frío, falta de agua y alta radiación. Sus copas densas con hojas cubiertas de pequeños pelos capturan la humedad del aire y la llevan hasta el suelo donde es absorbido por sus raíces superficiales. Estas plantas presentan hojas durante todo el año, mantienen el régimen hídrico de los altos bosques y forman una barrera contra los fuertes vientos. Por otro lado, su corteza de color cobrizo se desprende como delgadas láminas de papel, entre las láminas el aire se mantiene a una temperatura constante y ayuda a mantener el calor que es aprovechado por pequeños insectos. Sobre la corteza crecen innumerables musgos y líquenes formando microecosistemas de alta diversidad que alimentan a un sinnúmero de aves, muchas de ellas endémicas y específicas de estos bosques.

Las Queuñas fueron y siguen siendo un recurso maderable valioso en los altos Andes, su madera dura es ideal para construcción de casas y herramientas. Lamentablemente, estos árboles se encuentran en peligro por la sobre explotación, los cambios de uso de suelo y el calentamiento global. Estas especies sensibles tienen un crecimiento lento que dificulta la auto regeneración en áreas que son usadas para extracción de maderas y pastoreo. ECOAN lleva 19 años dirigiendo la creación y manejo de áreas de conservación privadas que albergan bosques relictos de Queuñas en la cordillera del Vilcanota. Trabajamos con las comunidades campesinas en la producción de plantones de diferentes especies de Polylepis, los cuales son sembrados bajo el ancestral modelo de trabajo grupal llamado Ayni. Es así como año a año celebramos la fiesta de reforestación de los Polylepis, bautizado como “Queuña Raymi”. Al conservar y recuperar estos bosques, protegemos especies amenazadas como el Churrete real (Cinclodes aricomae), Torito pechicenizo (Anairetes alpinus) y Colaespina de ceja blanca (Leptasthenura xenothorax); cuyas poblaciones se han incrementado en los últimos años, demostrando el éxito del Queuña Raymi.

Red de ACP manejo sostenible

Una de las estrategias de conservación de los bosques relictos de Queuña es la creación y manejo a largo plazo de Áreas de Conservación Privadas (ACP), reconocidas por el SERNANP (Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas). Actualmente contamos con 9 ACP en la cordillera de Vilcanota, que cubren un área de 8614 Ha. En estos bosques realizamos monitoreos de flora, fauna, stock de carbono y contenido hídrico. Hemos reducido el requerimiento de leña de las comunidades locales mediante la instalación de cocinas mejoradas y paneles solares. Textiles y productos agrícolas diversos de estas comunidades son insertados en el mercado local y los pobladores son capacitados para brindar servicios ecoturísticos en la red de áreas privadas de la cordillera del Vilcanota del valle sagrado de los Incas, o “Vilcanota Trek”.

Learn More

Queuña Raymi

Para recuperar el hábitat de estos ecosistemas mediante la forestación y reforestación se produce 100 000 brinzales de Polyelpis en viveros comunales cada año.

Desde el año 2001 al 2018 se logró plantar más de 1 millón y medio de plantones de Polylepis o "Queuñas" y otras especies nativas de los altos bosques, como Qolle (Buddleja spp.), Chachacomo (Escallonia resinosa) y Aliso (Alnus acuminata).